Derechos y deberes de los usuarios del CAID

06 de marzo, 2018
D y D
 

Para garantizar el orden, beneficio y oportunidad de nuestros usuarios, te damos a conocer tus derechos y deberes y las medidas que se aplican en caso de incumplimiento. Estas medidas tienen por finalidad preservar nuestros valores institucionales y y el respeto que debemos a nuestros usuarios y a nuestro propio personal.

 

El usuario tiene derecho a:

  • La confidencialidad de la información clínica sobre el niño o niña, salvo que ésta tenga que ser revelada a las autoridades de la Justicia.
  • Conocer el día y el horario de las terapias y a que estas inicien puntualmente.

Que se le hagan las pruebas diagnósticas y se le entreguen los resultados.

  • Solicitar la ayuda o información que necesite a través de Servicio Social.
  • Recibir información sobre la condición de discapacidad del niño o niña.
  • Participar en actividades formativas de entrenamiento a las familias.
  • Solicitar mejoras en el servicio a través del buzón de sugerencias, la revaluación del niño o niña o el cambio de terapeuta.
  • Observar las intervenciones terapéuticas, siempre y cuando esto no interfiera con el proceso.
  • Usar las áreas y recursos comunes, por ejemplo: cafetería, patio, parqueo, etc.

 

El usuario tiene el deber de:

  • Solicitar información sobre las normas de funcionamiento de la institución.
  • Tratar con el máximo respeto al personal de la institución.
  • Llegar 30 minutos antes de la cita y presentarse en el área de recepción.
  • Cumplir con el proceso de registro y facturación correspondiente en cada cita.
  • Presentar el carné de afiliación a la ARS correspondiente.
  • Presentar en el menor tiempo posible toda la documentación y estudios necesarios que exige la institución para la prestación de servicios. En caso de pérdida o deterioro, el formulario de protocolo entregado para completar en casa será facturado nuevamente.
  • Asistir al centro debidamente vestido (a) como lo establece el código de vestimenta.
  • Evitar el uso de teléfonos celulares durante las entrevistas, evaluaciones y sesiones terapéuticas.
  • Dejar en el área de espera, con una persona adulta responsable, a los niños acompañantes que no son usuarios del centro.
  • Es obligatorio que el niño o niña usuario de los servicios del CAID esté siempre acompañado de una persona adulta al momento de realizarse los procedimientos. Esta persona debe estar dispuesta a participar en la sesión terapéutica, en caso de que así le sea requerido.
  • Asumir el compromiso de continuar en casa las terapias de acuerdo a las instrucciones del terapeuta; también, de participar en las terapias grupales y familiares que le hayan sido asignadas.

 

Consecuencias por tardanzas y ausencas:

  • Sé puntual, porque cada impuntualidad se tomará como tardanza. Cuatro tardanzas en un mes se convierten en una ausencia.
  • Justifica las ausencias. Cuando no puedas asistir a tus citas, deberás informarlo con tiempo al Departamento de Servicio Social para coordinar una nueva cita.
  • Evita ausentarte. Por cada dos ausencias en un mes no justificadas, a través de Servicio Social, el usuario pasará a la categoría de “pausa activa” y por cada dos meses en “pausa activa”, el usuario pasará a la categoría de “pausa inactiva”. Esto último quiere decir que tendrá que iniciar de cero el proceso de ingreso al CAID.

 

Aclara dudas y recibe más información sobre estas medidas de tu agente social.

 

Código de vestimenta para los padres, madres, tutores:

Los adultos que acompañen a los niños y niñas a sus terapias en el Centro de Atención Integral para la Discapacidad (CAID) deberán observar modales y conductas acordes con nuestras normas.

Uno de los aspectos que amerita mayor atención es la vestimenta. La ropa con la que asistamos al CAID debe reflejar el respeto que demanda el ambiente terapéutico en que nos desenvolvemos.

En tal sentido, sugerimos a los hombres no usar camisas ni franelas sin mangas ni pantalones cortos. En el caso de las mujeres, recomendamos no vestir licras, pantalones muy cortos, escotes pronunciados, ropa con transparencias ni blusas de tirantes.