Mensaje de la primera dama Cándida Montilla de Medina en el día universal del Niño

20 de noviembre, 2017
dia del Niño
 

Desde que en 1959 la Asamblea General de las Naciones Unidas lo aprobara por resolución, el 20 de noviembre de cada año se celebra el Día Universal del Niño, dedicado a promover el bienestar de la infancia y la protección de sus derechos.

Pero no sería hasta el 20 de noviembre de 1989, con ocasión de la celebración, cuando el organismo internacional adoptara la Convención internacional sobre los derechos del niño y de la niña, de cumplimiento obligatorio por todos los países firmantes, entre los que está la República Dominicana.

En el numeral 1 del artículo 2, la Convención establece que “Los Estados Partes respetarán los derechos enunciados en la presente Convención y asegurarán su aplicación a cada niño sujeto a su jurisdicción, sin distinción alguna, independientemente de la raza, el color, el sexo, el idioma, la religión, la opinión política o de otra índole, el origen nacional, étnico o social, la posición económica, los impedimentos físicos, el nacimiento o cualquier otra condición del niño, de sus padres o de sus representantes legales”.

Esta obligación de los Estados procura salvaguardar el bienestar de la infancia para asegurar el pleno desarrollo de sus potencialidades intelectuales, sociales y humanas.

En la República Dominicana, el Estado y el Gobierno constituyen los principales guardianes del cumplimiento de esos derechos, reforzados internamente con el Artículo 56 de la Constitución, referido a la protección de las personas menores de edad.

En él se declara del más alto interés nacional la erradicación del trabajo infantil, de todo tipo de maltrato o violencia, el abandono, el secuestro, el abuso o violencia física, psicológica, moral o sexual, explotación comercial, laboral y económica y los trabajos riesgosos.

La protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes dominicanos también se encuentran protegidos por el llamado Código del Menor, cuyo Principio VI declara que el Estado y la sociedad deben asegurar, con prioridad absoluta, todos los derechos fundamentales de los niños, niñas y adolescentes.

Aunque la República Dominicana ha recorrido un gran trecho en el camino de la protección de los niños, niñas y adolescentes, en particular de aquellos que por su condición social son más vulnerables e indefensos, es mucho lo que aún nos falta por hacer.

El Despacho de la Primera Dama aprovecha esta emblemática fecha para exhortar a los dominicanos y dominicanas a convertirse en voluntarios guardianes de estos derechos, y ayudar a construir con amor y dedicación un presente y un futuro venturoso para nuestra infancia.

Como dijera el apóstol cubano José Martí, “los niños nacen para ser felices”.

Convirtamos esta máxima en norte y hagamos de la felicidad la condición de vida de nuestros niños, niñas y adolescentes.